Loading...

Calixto Sánchez y Eduardo Rebollar, dos referentes del flamenco más puro en La Bienal de Flamenco

Ambos actuarán en un espectáculo de La Bienal de Flamenco junto a otros grandes artistas como José de la Tomasa o Pepa Montes

Cada dos años, el mes de septiembre sevillano llega para ‘engalanar’ la ciudad con sus mejores artistas flamencos. Se organiza la Bienal de Flamenco, y la capital de Andalucía se mimetiza para ser el epicentro mundial de este arte. Los dos protagonistas de esta entrevista, los maestros Calixto Sánchez y Eduardo Rebollar, conocen de primera mano este evento, y participarán en una edición más en una de las citas de La Bienal que se celebrará en el Teatro de la Maestranza el 9 de septiembre, y en el que compartirán escenario con otros dos referentes del flamenco, el cantaor José de la Tomasa, y la bailaora Pepa Montes.

Aprovechando este evento de La Bienal hemos unidos a ambos artistas en Artes Escénicas Rebollar para charlar sobre el flamenco y La Bienal. Historias, anécdotas y vivencias que tienen un punto de partida, La Bienal de 1980. En ella participó Calixto Sánchez junto a otros grandes como Fosforito, José Meneses, Curro Malena, José de la Tomasa o Luís de Córdoba, y terminó venciendo en el que el cantaor considera “el concurso más democrático e importante de la historia de flamenco”. “Se trataba de buscar el cantaor más completo de los últimos veinte años del siglo pasado, ya que había que hacer 12 estilos de cante en tres noches en el Lope de Vega, el jurado fue elegido por los propios cantaores, además de los guitarristas que participaron.  Yo creo que no ha existido un concurso más democrático y más libre que el que vivimos en La Bienal de 1980 (…) El jurado me dio una puntuación media de 9,5 en doce estilos de cante, algo que no ha pasado nunca en la historia del flamenco”, cuenta Sánchez.

Por su parte, Eduardo Rebollar tuvo su primer encuentro con La Bienal de Flamenco de Sevilla allá en el año 90, cuando quedó finalista del concurso de jóvenes talentos. “Aquello fue un gran premio para mí. “Yo era un chiquillo, y quedé finalista. Viví la experiencia de tocar en La Bienal. En el Lope de Vega. Estaba muy nervioso, yo nunca he sido un guitarrista de concierto, sino de acompañamiento y fue un reto ya que no tenía la experiencia actual. No obstante, fue una experiencia muy gratificante”, destaca el guitarrista.

Y es que ambos maestros, que darán su mejor flamenco el primer domingo de La Bienal, ya han formado pareja anteriormente. Lo cuenta Rebollar, que cuando ha tenido que subirse al escenario ha acompañado a grandes artistas como Chano Lobato, el propio José de la Tomasa que también participa junto a ellos; Laura Vital o Márquez el Zapatero.

“He hecho muchas cosas en La Bienal de Flamenco, pero para mi Calixto es lo máximo. La verdad que es un gustazo y un honor participar otro evento más con el Maestro. Es una figura grande esto de las que no quedan, de ese tipo de cantaores que entienden el flamenco, como lo hacía Meneses, Chocolate o el mismo Fosforito”, nos relata Eduardo Rebollar.

Y aunque el evento de La Bienal de Flamenco se le ha llamado ‘Al Arte de su vuelo. XX Edición’, Calixto Sánchez nos cuenta que fue Antonio Pulpón el que se puso en contacto con él para hablar de un espectáculo en La Bienal para homenajear a su padre, el gran Jesús Antonio Pulpón. “Antoñito Pulpon contactó conmigo, comentándome que se le iba a hacer un homenaje a su padre en La Bienal. Y que quería que fueran alguno de los cantaores que trabajábamos con su padre. Muchos de ellos han muerto, como es el caso de Camarón, El Turronero, El Lebrijano, o José Meneses, y otros están retirados; Fosoforito, o Luis de Córdoba; de ahí que quisiera contar conmigo”. En la cita tendrán entre 40 y 45 minutos para mostrar algunos de los palos flamencos más destacados, aunque no nos han querido decir cuáles serán. “Estamos preparando varias cosas para tener un repertorio amplio”, afirma Sánchez.

Calixto Sánchez ganó el primer concurso de La Bienal de Flamenco en el año 1980

Flamenco de hoy

Sigue la conversación que gira hacia cómo se encuentra actualmente dentro de la sociedad. Tanto Calixto como Eduardo son críticos y muestran interés de que se siga luchando por las raíces del flamenco, por el cante clásico y el toque de toda la vida.  “Y eso que, entre los más ortodoxos, soy el más heterodoxos de todos. Yo tengo compuestas malagueñas, remates de serranas, seguiriyas, tangos un montón, bulerías, etc… musicalizado a Alberti, a los hermanos Machado, a Fernando Villalón a García Lorca… hasta a Bécquer. Pero haciéndolo desde un punto de vista flamenco”, asevera Calixto Sánchez.

Pero es cierto, tal y como afirma Eduardo Rebollar, que muchos artistas y músicos han tenido que buscar la fusión para ser más visibles. “Hay una cuestión de marketing muy importante, por las casas discográficas, que potencian los espectáculos de sus artistas. Y otros eventos parecen menos conocidos”, señala el guitarrista. Aunque destaca que “el flamenco de siempre” no va a perderse por completo, ya que es “como los grandes clásicos”. “Ni Las Gardenias de Machín’ ni el ‘My Way’ de Sinatra han dejado de escucharse, es por ello que una soleá o una seguiriya como debe ser van a desaparecer”.

Uno de los puntos fuertes a los que relatan ambos maestros, es la importancia del extranjero que viene buscando el legado de los grandes artistas. “Vas a los espectáculos y ves a chinos, a polacos, a ingleses que son los que valoran lo que ven”, afirma Rebollar. Del mismo modo, no quiere olvidar el papel que desde la sociedad o del mundo de la cultura en general se le da al flamenco, y opina que está dos escalones por debajo del lugar que debería.

Por su parte, Calixto Sánchez, hace una comparación muy curiosa entre el flamenco y el mundo de la música clásica. “Son músicas para deleitantes, a los que le gusta esa música. Porque a mí me ponen a alguien cantando ópera, y no me entero de nada. Y al que le gusta la música clásica le pasará lo mismo con el flamenco. Lo que pasa es que la música clásica entra por las capas más altas de la sociedad, y no llega al pueblo. Mientras que al flamenco le pasa al contrario. Son aficionado de las capas medias/bajas de la sociedad, y le cuesta gustar entre las capas más altas.

No obstante, el aprendizaje que se obtiene de esta conversación es que desde Artes Escénicas Rebollar se va a seguir tratando el flamenco con todo el cariño que la Historia le ha dado a este arte, siguiendo la idiosincrasia que los grandes conocedores del flamenco muestran a los alumnos, y defendiendo las bases de un arte que es originario en Andalucía.

 

 

Si tú quieres aprender a tocar la guitarra con Eduardo Rebollar, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en artesescenicasrebollar@gmail.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies